Ferreyros: “Hoy la minera nos pide coger una máquina que tenga 15 años y revivirla por 10 más”

Gonzalo Díaz Pro, gerente general de Ferreyros, afirma que la tendencia irreversible es la digitalización de los equipos. La compañía tiene dos centros de monitoreo para dicha tarea. Añade que las máquinas son cada vez más grandes.

Hace más de tres años, Gonzalo Díaz Pro asumió la gerencia general de Ferreyros. En conversación con Gestión, el ejecutivo analiza las tendencias en el rubro de las maquinarias, las proyecciones y el papel de los proveedores en los conflictos.

Cuando existen los conflictos que involucran a las mineras, ¿qué tanto afecta en los contratistas?
Quisiera referirme a un estudio que hizo el Instituto Peruano de Economía (IPE) sobre el impacto de la cadena minera. Se dice que la minería no contrata tanto personal como otras actividades, pero no se dice que por cada puesto directo que da la minería, hay 10 puestos indirectos, en promedio.

¿Se puede trasladar eso a Las Bambas?
Eso es lo que está pasando: si bien en Las Bambas, o en otras minas, hay familias que viven indirectamente, entre ellos también están los proveedores que dejan de tener ingresos. Parar una mina genera un impacto enorme. Ferreyros tiene 200 personas trabajando en Las Bambas.

¿Además de los camiones también ofrecen a los técnicos?
Sí, por supuesto. Tenemos gente operando en la mina. Ese personal le pertenece a Ferreyros. La empresa tiene 220 personas trabajando hoy en la minera. Obviamente que se turnan. Al día, tenemos 90 personas trabajando.

¿Con cuántas mineras tienen contrato?
Tenemos 14 empresas en el mapa.

¿Y en cada mina se deriva alrededor de 200?
En números gruesos, tenemos mil personas viviendo en las minas del Perú, quizá 1,200. Estos son operarios, técnicos e ingenieros. Calculo una proporción de seis técnicos por ingeniero. Muchos de estos son de las zonas mineras tradicionales.

En porcentaje, ¿cuánto del total son de la zona?
En el personal poco calificado el 90%.

¿Cuánto le toma a la empresa capacitarlos?
Un técnico de mantenimiento con menos de cinco años está en formación. Tenemos un programa de capacitación con seis grados y un trabajador puede avanzar dos años por cada grado. Un técnico nuestro puede tener ocho años de experiencia y ya está calificado para dirigir una cuadrilla. Los capacitamos en Lima y en la mina.

Tienen contrato con las 14 mineras. Pero, y debajo de eso, ¿contratan con las junior u otras?
Sí, claro. Atendemos minería, pesquería, energía y petróleo.

En ingresos, ¿cuánto representa la minería para Ferreyros?
Representa 60%, en algunos años 50%. Nunca ha pasado a 62%, pero hoy estamos en 60%. La construcción en el país, tradicionalmente, también ha sido influenciada por la minería. Parte de lo que construye es para la mina. El Perú en general es un país impactado por la minería.

Sobre la flota, ¿cuál es la tendencia? ¿Qué viene ahora?
En los últimos cinco años, hasta menos estamos empezando a digitalizar la minería. Nosotros recogemos información electrónica que dan los equipos. Estamos capturando más datos para poder predecir lo que sucederá en el futuro. Los clientes mineros usan más información de este tipo.

¿Y es un proceso irreversible?
El proceso de digitalización no solo está ocurriendo en todos los procesos físicos, sino en procesos de registros de ingresos, salida, de cargas. Y sí, es un proceso irreversible. No solo eso, sino que se retroalimenta, es un círculo virtuoso.

¿Y dónde manejan toda esa información?
Para atender y concentrar la información hemos creado dos centros de control, para minería y para construcción. La de minería atiende estas 14 empresas y vemos lo que pasa en cada unidad, por los equipos que están conectados al sistema. Actualmente, el 75% de los equipos están conectados al sistema de la minería.

¿Cuánto tiempo tomará para que estén conectados al 100%?
Poco a poco. Algunos equipos son antiguos.

¿Cuántas personas tienen en sus centros de monitoreo?
No es mucho, 10 personas en cada uno de los dos centros, en turnos, pero son parte de un equipo más grande, que trabaja en las propias minas. Toda esta información sistematizada se combina con la interpretación de las personas encargadas.

¿Otra tendencia es que se estila equipos más grandes?
Por supuesto. Antes trabajábamos con camiones menores de 100 o 150 toneladas. Luego tuvimos 200 camiones con 240 toneladas, que era lo más grande. En el 2011 entramos al rubro de las 400 toneladas, creo que tenía 14 metros de alto. No había en el país una maquina así. Hoy tenemos 120 de esas máquinas. Esa es la tendencia actual: Cada vez se opta por camiones y maquinas grandes.

¿Extender la vida útil también es una tendencia?
Nuestras máquinas están para que las expriman. Que le saquen el jugo y mayor cantidad de producción, están hechas para durar y producir, si de algo nos jactamos es que le damos la mejor producción posible. Sin embargo, al año 15 debemos botarla y cambiar, pero ese paradigma se ha roto. Hoy la minera nos pide, coger una máquina que tenga 15 años y revivirla para sacarle 10 años más.

¿Cómo lo hacen?
Se desarma completa, se hace una reconstrucción completa, y se da una nueva vida. La idea es romper la valla de los 15 años y durar 25 años. Es una tendencia, sobre todo si hay sobredemanda.

¿Tuvieron casos de sobredemanda?
El año pasado, en la minería subterránea se generó gran demanda de cargadores de bajo perfil, y la fábrica no podía atender a la velocidad de los clientes que querían 10 máquinas, y teníamos cuatro. Se generaba tensión y creamos un producto que consistía en cambiar sus partes, reconstruir, y certificar desde fábrica. Todo eso se hace en Perú y pudimos abastecer.

¿Entra en lo que se denomina posventa?
Sí claro, es la posventa, es el extremo de la posventa.

¿Están estudiando comprar otras representaciones?
Claro, no vamos a reemplazar lo que tenemos. Sin embargo, vemos oportunidades de complementar muchas cosas.

¿Están adquiriendo representaciones?
Claro. A veces, no hay nada. No nos apuramos. En realidad, no buscamos algo de ocasión, sino algo que aporte valor al cliente.

¿Actualmente están estudiando algo?
Siempre ah, no puedo anunciar nada.

¿El leasing es más común para adquirir flotas que la compra?
No, no es así.

¿Qué es lo normal?
En la gran minería, lo más normal es que compran porque tienen varias fuentes de fondeo. Y es así un 80% o 90%. En la construcción, diría que es igual, al contado, pero en un 40%. Y el resto (el 60%) es financiado a través de un leasing o préstamos.

¿Ve negocios o grandes proyectos en el futuro?
Por acá hay más optimismo. Creo que hay razones para el peruano para estar optimista en la Minería. Primero que el mundo va al mayor consumo de cobre.

¿Cuánto espera crecer Ferreyros este año, a diferencia del año pasado?
No solemos dar pronósticos porque somos relevantes para nuestra empresa matriz que cotiza en la Bolsa, pero puedo decir que el 2018 Ferreyros vendió 13% más que el 2017, superando los US$ 1,000 millones.

¿Espera mantenerse por lo menos en los dos dígitos?
Sí, claro, esa es nuestra expectativa: Ojalá crecer todos los años doble dígito. Pero dependemos mucho de la industria de la minería y la construcción.

¿Cuál cree que es otra tendencia en el mercado de proveedores?
Creo que las empresas mineras están en la búsqueda de relaciones a largo plazo con proveedores. Además del precio, quieren un proveedor serio, que contribuya a su cadena de valor.

CIFRAS:

  • 2 proyectos Greenfield son a los que apoyará Ferreyros. Se trata de Quellaveco y Mina Justa.
  • 300 millones de dólares en equipos es lo que se entregará a Quellaveco. El soporte posventa representará niveles de US$ 200 millones.
  • 50 unidades componen la flota, cuya inversión es de US$ 100 millones, en Mina Justa. Entre estas máquinas hay 26 camiones de 250 toneladas, entre otras.

(Fuente: Gestion.pe)